Preguntas y respuestas sobre cursos para pacientes crónicos de Rescare

¿Qué formación tienen las personas encargadas de impartir los talleres?

El principal responsable del programa Rescare ha sido certificado como formador de pacientes crónicos en los cursos de capacitación organizados a tal efecto por el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza. Ha impartido cursos para el fomento del autocuidado y la co-responsabilidad médico-paciente con enfermedades crónicas, y lo ha hecho tanto para Osakidetza como para proveedores privados de salud.

Hay que tener en cuenta que una de las virtudes del programa Rescare, cuidado responsable es que la comunicación entre formadores y pacientes es una comunicación entre pares ya que aquellos también padecen enfermedades crónicas, conocen cómo les afectan física y psíquicamente y saben de qué forma enfrentarlas para minimizar complicaciones y desarrollar una vida normalizada.

Si mi enfermedad no tiene cura, ¿en qué me puede beneficiar acudir a un taller de Rescare?

Hablamos de enfermedades para las que hoy no hay cura conocida por lo que la curación no es uno de los objetivos del programa. Sí lo es facilitar a las personas que las padecen herramientas para manejarlas mejor, para ganar en calidad de vida, para manejar emociones y sensaciones, para conseguir una comunicación y relación más fluída entre el médico y el paciente, para el conocimiento y uso racional y razonable de los recursos sanitarios y sociales que cada persona tenga a su alcance.

Otro objetivo importante es el de motivar y acompañar a aquellas personas con enfermedades crónicas en el difícil camino que han de recorrer para introducir en su vida cambios importantes para la mejora de su salud o para evitar que esta empeore. Trabajamos juntos para diseñar un itinerario personal e individualizado para un cambio y una mejora que sabemos que es posible.

Habláis de alimentación en vuestros talleres. ¿Tenéis conocimientos de nutrición?

En los talleres Rescare nos centramos en transmitir a los participantes la importancia de llevar una alimentación saludable. Insistimos en la necesidad de ingerir la mayor variedad de alimentos, de realizar al menos las tres comidas principales del día (desayuno, comida y cena) y de intentar respetar en todas ellas la proporción de nutrientes (hidratos de carbono, proteínas, grasas y sales) más saludable. No somos nutricionistas ni abordamos casos especiales. Estos han de discutirse con profesionales de la salud, especialmente con aquellos que conocen las patologías, características y condicionantes de los pacientes con los que nosotros trabajamos.

¿Pretendéis suplantar la labor de los médicos y las enfermeras en el tratamiento de las enfermedades crónicas?

Rotundamente no. Rescare está concebido como un apoyo a la labor que realizan médicos u enfermeras, como un complemento necesario y beneficioso. Pretendemos que de nuestros talleres salgan pacientes informados y comprometidos con el cuidado de su salud y con la gestión de su enfermedad en permanente colaboración con los profesionales sanitarios que le atienden.

Entre los aspectos a desarrollar en nuestros talleres figuran algunos relacionados con los medicamentos (qué se debe saber de ellos), cómo preparar una cita con los médicos (algo que muy pocas personas hacen y que es positivo tanto para ellos como para los pacientes) y cómo utilizar los recursos sanitarios a nuestro alcance.

Y conocemos la importancia que la educación al paciente tiene para la mejora de la salud, para la prevención de la enfermedad. Es una tarea importante a la que los diferentes profesionales sanitarios desearían destinar un tiempo que no tienen.

Porque hay evidencia de que un paciente formado goza de una mejor salud y tiende a una menor utilización de recursos generalmente saturados. Y hay constancia probada de que en España el 80% de gasto sanitario está dedicado a las personas con alguna enfermedad crónica, y de que tres de cada cuatro visitas a los servicios de Urgencias son realizadas por pacientes crónicos (cifras extraídas del informe ‘soluciones para la gestión de la cronicidad’, editado por Sociedad Española de Directivos de la Salud). También se ha probado en países en los que programas como Rescare están implantados desde hace años, que la formación al paciente reduce de forma notable las complicaciones y las visitas que estos hacen a dichos servicios de Urgencias.

En Rescare, Cuidado Responsable, apostamos por educar al paciente, por activarle, de manera que sea capaz de entender y gestionar mejor su enfermedad, saber qué hacer, a dónde recurrir y en qué momento. En definitiva, más conocimiento, más compromiso, más colaboración y más autonomía.

Juntar en un mismo taller a pacientes con enfermedades crónicas dispares, ¿no resta efectividad a la enseñanza?

No todas las personas con enfermedades incurables las padecen y viven de la misma forma. Pero sí hay asuntos que comparten, sea cual sea su dolencia. Todas ellas viven experiencias y dificultades similares respecto a la enfermedad desde el punto de vista físico, psicológico y social. Para todas ellas es beneficioso interiorizar hábitos saludables de vida, una alimentación variada, sana y equilibrada, también erradicar el sedentarismo y la falta de motivación. Y la inmensa mayoría valora de forma muy positiva el intercambio de experiencias, siempre diferentes de una persona a otra.

“Rescare, cuidado responsable” se centra en estos espacios comunes para el diseño de itinerarios personales diferentes, aquellos que consideran más adecuados para sus realidades particulares. Hay una amplia zona común entre una persona que padece una diabetes y otra que sufre un problema cardíaco, pulmonar o muscular, incluso una enfermedad neurodegenerativa como el Parkinson.

Y es más, son talleres no solo para pacientes, sino también para personas cuidadoras, en muchos casos sanas pero que de alguna forma también sufren las consecuencias de la cronicidad. Y para ellas también es positivo el ejercicio moderado, la alimentación saludable, mejorar en su relación con el médico, gestionar sus emociones, compartir esas emociones con otras personas…

¿Se puede asistir a más de un taller?

No es necesario aunque se puede considerar dependiendo de cada caso. Una de las características que diferencian los talleres Rescare de otros programas de educación al paciente, es el seguimiento de las personas que han participado en ellos. Además de las seis sesiones en las que está dividido un taller, siete con la de presentación previa, semanas después de finalizado este realizamos una sesión de seguimiento, en la que hacemos un repaso de los conocimientos adquiridos y ponemos en común los progresos realizados por los participantes en aras de lograr una mejor gestión de su enfermedad.

Llevo cuidando a un familiar con una enfermedad crónica muchos años. ¿Qué voy a aprender en un taller que ya no sepa?

En demasiadas ocasiones la persona cuidadora no tiene los conocimientos necesarios acerca de la mejor forma de atender las necesidades de la persona a la que atiende. En muchas ocasiones ella misma precisa de información acerca de la forma de alimentarse de forma saludable.Y prácticamente siempre necesita apoyo emocional para gestionar sensaciones y sentimientos, para seguir realizando su labor de la mejor forma posible para la persona enferma y sin poner en peligro su propia salud.

Conocer las herramientas para manejar una enfermedad, compartir experiencias con otras personas, enfermas o cuidadoras, saber interpretar los síntomas ajenos y los propios, es una ayuda inestimable para quien atiende a una persona con una patología crónica.

rescom

logo-gosasun